noviembre 01, 2009

octubre 03, 2009

Los orientales y los que nos oCCidamos

norte-sur

este-oeste

oriente-poniente...pero además de "poniente" es "occidente"???!!!

cuál es el afán de darle otro nombre??

y de qué viene la palabra "occidente"? acaso viene de oCCidarse??

que acaso todos los occidentales parecemos oCCidados comparados con los orientales??

qué es eso de "eres lo que comes" y "hueles a lo que comes"??

tonces ellos huelen a arroz?

no, señores, olerían a arroz, a culebra, a ratón, a especias locas...y nosotros a CARNE...oooh si, a carne...no sé si cruda o cocida, como la prefiera ud...."a gusto del consumidor" como dicen por ahí xD

y del eres lo que comes...si es cierto, voy a empezar a seleccionar de un modo estratégico todo lo que coma para estar igual de bien...o sea, si ud. quiere ser top model...cómase una top model...si ud. quiere volverse un vejete, no como veJetales, mire que se escriben con G, y no con J...para ser vejete, hay que comer VEJETES, como hizo la Bolocco, ok?

si dps de que se comió a Menem, terminó con las "piltrajas" (como dice mi papá) mucho más lacias que antes...si poh...así no mah

lo otro es que antes además se haya comido a Fujimori...que es posible, y así haya terminado peor...o simplemente se preparaba comiendo un peruano menos peruano que un japonés nacido en mar peruano para su próxima dieta de vejetes...

qué fue primero? el huevo o la gallina?

ME DA LO MISMO!

la cosa es que si los orientales comen vegetales, son vegetales, y ella se comió un vegetal, o un vejete, dps no le costó digerir al próximo vejete...

qué bueno que su hijo no haya nacido vegetal

bien por ella

GRACIAS, CHILE!!

(iba a postear imagen de un vejete pero salía muy grande y no quiero que esto tome "olor a viejo")

agosto 24, 2009

Ruegos por una Sombra

Tengo miedo hasta de mi propia sombra,
de que un día se despegue
y se vaya tras otro cuerpo,
de que su compañía eterna jurada
no sea como creí incondicional.

Quien sabe dónde está
cuando no la veo.
Con quién está
cuando a la luz de una farola
me da un rodeo.
De qué luz ardiente
se habrá prendado,
tan grande, más grande
y...¿más digna que...yo
de tenerla atada?

Quizás la miseria pudiera llegar
a dejarme incluso
sin el deseo
de tener una sombra
y sin tener siquiera
el miedo que tengo
de un día verla nítida
y a cada mínimo brillo
sospechar que se despega;
sospechar que me engaña
quizás con quién
en qué otro lado.

junio 27, 2009

Bendito Infierno


Un alma cuando vuela no necesita tragos, no necesita soles, no necesita nieve que congele el tiempo que corre para encontrar las palabras que llenan a su amado corazón y la forma de tocar el cuerpo que hace de la mente presa constante.

Con sentir amor basta.

Las instrucciones no caben en un mundo tan íntimo y tan infinito a la vez. Ese es el mundo en que lo imposible no existe, en que la felicidad es alcanzable en una fracción de segundo apenas su presencia se advierte.

Pensar es imposible e innecesario, se esfuman las individualidades y el Yo se vuelve instrumental...ya nada se construye a partir de un solo lado. Es como cavar un túnel desde dos frentes y al encuentro de uno con el otro se hace la luz...un logro comparable a ese...a pesar de lo frío que suena comparar al amor con una obra de ingeniería.

Sólo ahí se experimenta en la propia carne el paradigma de disolverse a nada y de estar más involucrado que con ninguna otra cosa. No sentirse uno mismo, no mirar más las propias manos, ni escuchar la propia voz, ni sentirse, sino sólo sentir, y sentir tan profundo y completo, más que en cada parte de sí, sentir algo que inunda el espacio total, más allá del borde del cuerpo, del alma, de las paredes y las rejas.

Quizás sólo tenga una dimensión comparable a la de una soledad consciente de que antes se llamó amor.

junio 25, 2009

Nada nuevo bajo el sol...¿cuál sol?

Pucha, ahora sí que está detenido mi tiempo...
Estoy tan cansada. Tengo un agotamiento mental severo...
Las semanas han sido tan pesadas, he tenido que meterme tantas cosas en la cabeza...
Ahora sólo me queda trabajar muy duro para taller, pero por hoy me doy licencia de omitirlo, si no, moriré en el intento.
¿Será que la gente se pone fome cuando tiene sueño?...parece que sí, así me siento ahora al menos.
Quiero vacaciones, y aparte de dormir...soñar

junio 21, 2009

U N O // Transición


Estaba tan sola en Santiago.
El viaje había sido tan largo: primero la caminata y la micro hasta el embarcadero, después el transbordador hasta Puerto Montt.
Pero había disfrutado tanto ver esa inmensidad. Comprobar cómo el mundo se le abría. Y es que por primera vez iba más allá del pueblo, donde había pasado a estudiar después de que la escuela le había dado los seis años que podía darle.
Recordaba con cariño al profesor Hernández, el tío Miguel para ella y todos sus compañeritos. Ese hombre seguía haciendo clases y viviendo con su familia en la casa de arriba de la escuela. Más bien quedaba sólo él y su esposa, porque sus dos hijos ya habían emigrado: uno a la capital y otro a Conce a estudiar en la universidad.
En la imaginación de Fresia, el tío Miguel se haría viejito y seguiría siendo el profesor-director de la escuela. Seguro le haría clases a los hijos que ella tendría alguna vez con Ramiro...pero ahora las cosas eran tan distintas.
Jamás se imaginó que Ramiro dudara de ella. Jamás se imaginó que la amistad que había trabado de niña con el hijo menor se su profesor, Alejandro, podría traerle el problema que le trajo y causarle tanto dolor.
De lo que menos hubiera querido acordarse era del día en que Ramiro llegó a su casa acusándola de puta y otro montón de atrocidades. Según él todos hablaban del hijo que ella estaba esperando de Alejandro. Todos se habían burlado de él gritándole "cornudo" cuando menos.
Cuando terminaron las clases en el liceo y Fresia recibió el diploma ese que tanto esperaba, se había encontrado de casualidad con Alejandro. Estaba de novio con Margarita, que a pesar de ser muy distinta a ella, le caía muy bien , y aunque nunca fueron amigas, en secreto la admiraba por lo bonita que era. En otra vida Fresia hubiera querido tener el hermoso pelo rubio, los risueños ojos verdes y la delicadeza que tenía Margarita, pero nunca siquiera se había acercado a conversarle más que en un par de ocasiones para organizar algún acto cívico. A Fresia le costaba reconocerlo, no se lo había dicho a nadie, pero en lo profundo sabía que además de admiración, ante su compañera sentía vergüenza. Se imaginaba que la hija del alcalde podría mirar en menos a la "india" que no tenía ni madre...como había escuchado decir tantas veces a más de alguna de sus otras compañeras del liceo.
Fue cuestión de segundos: ella iba al encuentro de su viejita y de su papá, terminada la ceremonia, cuando un joven le habló y le pidió que le tomara una foto con su novia. Ella, con la amabilidad que la caracterizaba, aceptó de inmediato pero se quedó mirando al joven no sabía por qué, después a Margarita que apuraba la sesión, y de nuevo al joven que también la miraba y apenas él la nombró supo que era Alejandro...Hacía tantos años que no se veían, que el tema no faltó en ningún momento del viaje en bus, pues coincidió que Alejandro viajaba solo a quedarse un mes con sus papás en la casa de la escuela, y que Fresia quedaba sola en su asiento porque en el otro prefirió dejar a su papá y a doña Mariíta para que descansaran.
...Algo tan simple, y el haberse saludado en par de veces bastó para que el lote de los pichangueros amigos de Ramiro llevaran su nombre de boca en boca de la peor manera, aunque no era necesario que nadie le dijera que el cahuín había salido de la mala cabeza de alguna de esas viejas de las que siempre ha preferido ni siquiera hablar.
Cuando la despertaron llegando al terminal de Santiago, por primera vez se sintió agradecida del cansancio, porque le había ahorrado unas buenas horas de tortura a punta de pensamientos tristes, y se encontraba más alentada para pensar en lo que venía: encontrar trabajo.